martes, marzo 11, 2008

Biografia de William Thompson (Lord Kelvin)

William Thompson, también conocido como Lord Kelvin, fue uno de los científicos creacionistas proactivos más relevantes de la historia. La palabra “Kelvin” suele asociarse a la escala de temperatura absoluta que fuera establecida por él.

William Thompson nació en Belfast el 26 de Junio de 1824. Era hijo de James Thompson, un devoto presbiteriano, profesor de Ingeniería de Belfast. Su madre falleció cuando tenía seis años de edad.


El hombre de Ciencia

Niño precoz, ingresó a la Universidad de Glasgow a los 10 años en donde cursó la preparatoria de manera brillante. En 1838, a los 14 años, se enroló en la carrera superior para estudiar Astronomía y química.
En 1939, a la edad de 15 años, fue distinguido con la Medalla de Oro de la Universidad de Glasgow por su trabajo “Essay on the Figure of the Herat”.
Luego de visitar París y de acrecentar su acervo de conocimientos estudiando los trabajos más recientes de otros científicos, ingresó a la Universidad de Cambridge (1841)
Durante este tiempo publicó varios artículos que prontamente le permitieron destacarse entre sus pares.
En 1845 se graduó de Cambridge con honores. Por consejo de su padre, se mudó a París, por ése entonces la capital del mundo científico. Allí trabajó con Henri Victor Regnault y pudo conocer a la elite de la ciencia europea.
En 1846 fue nombrado Profesor de Filosofía de la Universidad de Glasgow.
Durante este tiempo desarrolló importantes teorías que lo llevaron a ser considerado como uno de los mentores de la termodinámica.
En 1847, estando participando en una reunión científica en Oxford, conoció a James Prescott Joule, uno de los preclaros de la ciencia que con el tiempo llegó a influenciar de manera determinante sobre el pensamiento de Thompson.
Desarrolló la escala de temperatura absoluta en la que ubicó al grado cero en –273ºC.
En 1852 describió el efecto Joule-Thompson de los Gases y en 1855 reveló lo que se dio en denominar el efecto Thompson de la Electricidad.

En 1866 estuvo a cargo de una de las empresas más pretenciosas de todos los tiempos. Logró que un cable submarino una Irlanda y Terranova a través del Océano Atlántico, un acontecimiento considerado como un hito en la historia de la ciencia y las comunicaciones.

Entre otros aportes, diseñó un equipo que mejoraba el invento de Samuel Morse, debido a su mayor sensibilidad.

Una de las teorías de Thompson que resultó tan novedosa como trascendente y polémica, fue la que devino en el cálculo de la edad de la tierra. En base a sus estudios sobre el calor, Thompson infirió que las condiciones actuales de la Tierra habrían cambiado de tal manera que ésta sería muy distinta a la de hace aproximadamente 100 millones de años, tal la edad que el estimó para el planeta. Esta teoría levantó más de una controversia, y particularmente porque para Thompson, esos 100 millones de años significaban la época de la Creación divina de la Tierra.

Lord Kelvin, como se conoce a Thompson, publicó más de 600 artículos. Thompson, que había sido nombrado miembro de la Royal Society de Londres en 1851, ocupó la Presidencia de la entidad desde 1890 hasta 1895.
Entre otras distinciones, en 1856 le fue otorgada la Medalla Real. Fue también miembro y Presidente de la Royal society of Edimburg, así como de la British Association for Advancement of Science.
En 1892, el gobierno británico le otorgó el título nobiliario de Barón Kelvin of Largs.

El hombre de Fe

Lord Kelvin, además de gran científico, fue un cristiano comprometido. La influencia de sus progenitores, especialmente de su padre, fue determinante. Su hermana escribió sobre la infancia de los Thompson: “Nuestro padre regularmente nos leía, cada domingo por la mañana, algunos capítulos del Antiguo Testamento; y por la tarde, algunos capítulos del Nuevo.”

Su dedicación por el estudio no constituyó obstáculo para desarrollar una vida espiritual plena. Más bien, su fe lo motivaba a investigar. Como otros grandes de la ciencia deseaba comprender los fenómenos de la naturaleza como una forma de ahondar en el conocimiento del Creador.
Defendió el Creacionismo a ultranza, en una época en que las teorías evolucionistas estaban en apogeo y los científicos ateos eran mayoría.

No faltó oportunidad para que Thompson opinara sobre cuestiones estrictamente teológicas.
En cierta oportunidad advirtió duramente al Obispo de la Iglesia Reformada Inglesa sobre el peligro del creciente relajamiento de la doctrina cristiana y el retroceso de los valores evangélicos frente al progreso del ateísmo secular, especialmente en el ámbito de las instituciones escolares. Particularmente sobre este asunto, apoyó decididamente la protesta de la Liga de Damas Protestantes ante las autoridades religiosas y seculares.

Muerte

William Thompson, Lord Kelvin, el hombre al que Albert Einstein describió como “uno de los más grandes y prolíficos pensadores del siglo XIX", falleció en Netherhall, Escocia, el 17 de Diciembre de 1907

1 comentario:

nadia- elcan dijo...

grax, me salvaron la tarea